¿Cuál es el futuro de la economía venezolana?


Venezuela esta atravesando una de sus más profundas crisis en lo que a definición de modelo económico se refiere por no decir de país. El petróleo concentra el 90% de las exportaciones del país y por lo tanto de generación de divisas.

Un análisis que hoy publica Aristimuño Herrera & Asociados se pregunta “¿CUÁL ES EL FUTURO DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA?”:

“¿Qué pasaría si los precios del petróleo llegasen a nivelarse en niveles de 90 dólares, en los próximos meses? Aún cuando la mayoría de los pronósticos señalan que el precio del oro negro se mantendrá en altos niveles, lo aconsejable es planificar el futuro, ser previsivos, contando con una sana administración de los recursos petroleros excedentarios para cubrir a nuestro país de cualquier eventualidad a nivel de los precios de las materias primas. ¿Es qué acaso es la primera vez, que hemos tenido altos precios del petróleo? Son conocidos los efectos económicos y financieros que hemos tenido en el país cuando han caído los precios del petróleo. ¿Estamos preparados económicamente para soportar una caída en los precios del petróleo sin que eso produzca una profunda crisis económico-financiera, como lo hemos tenido en el pasado?. En los próximos tiempos, y posiblemente no muy lejanos, llegaremos a necesitar muchos de los descuentos que hemos dado a distintos países, incluyendo economías desarrolladas, por la venta del petróleo venezolano. Venezuela esta dejando de percibir anualmente más de 4.320 millones de dólares en efectivo, por las condiciones de pago de Petrocaribe. La economía es un ciclo. En este momento estamos en el ciclo expansivo de los precios de las materias primas. ¿Es esto infinito? ¿Cuáles son lo bienes exportables que pudiesen compensar una caída en las exportaciones petroleras?

¿Está nuestra economía fortalecida?

Un país se fortalece en la medida que sus ciudadanos incrementan la confianza en el futuro. Esa confianza genera inversiones, empleo productivo, incremento en la producción que permite abaratar los precios de los bienes y servicios, seguridad familiar y generación de riqueza real y perdurable. Según la Superintendencia de Inversiones Extranjeras (Siex) que depende del Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio (Milco) informó que en 2007 ingresaron al país 48 millones de dólares para inversiones extranjeras no tradicionales (no petroleras). En 2005 esa cifra fue de 2,5 millardos de dólares.

No debemos olvidar que esta generación de riqueza, es la esencia del éxito de todas las economías desarrolladas del mundo y es lo que permite el avance de los países, las empresas y las personas. ¿Es qué acaso vamos a poner en duda, que el avance que están teniendo países como China e India es producto de la generación de riqueza y confianza de sus ciudadanos acerca del futuro de sus países? ¿Es qué no hemos percibido que en estas dos grandes potencias económicas, la inversión privada es cada vez más bienvenida? ¿Es qué no hemos percibido que en China y Brasil, por señalar dos países con los que Venezuela mantiene excelentes relaciones, la inversión extranjera se estimula a través de distintos mecanismos impositivos y con un mensaje claro que genera confianza? ¿Por qué lo harán? Recordemos que China es un país donde cada más se abre a la globalización. Debemos igualmente recordar que este era un país caracterizado por una economía con planificación totalmente centralizada. ¿Por qué están cambiando? ¿Seria interesante saber a que países China, Brasil o Argentina, etc, etc, le dan descuento por sus productos de exportación, sacrificando ingresos presentes y futuros de sus habitantes?

¿Vamos en el camino correcto?

La economía venezolana no luce que va en la dirección correcta. Desde el año 1999 hasta la fecha los ingresos petroleros venezolanos por exportación han sido crecientes y en lugar de ahorrar una porción de los recursos hemos optado por gastar.

El país hoy no cuenta con ahorros y los recursos resultan insuficientes para atender la expansión. De allí el alto nivel de endeudamiento que actualmente caracteriza al país. Es evidente que no hay ninguna intención de ahorrar dinero para afrontar compromisos en momentos difíciles.

Toda la política del gobierno indica un rechazo al ahorro. Permanentemente se manifiesta la intención de mantener una política expansiva del gasto y usar todas las fuentes de recursos disponibles.

Por consiguiente, no se ve que existan signos claros de que el gobierno está encaminando la economía en lo que nosotros consideramos la “dirección correcta”.

No es casualidad que en el país se hayan perdido más de 6.000 empresas desde 1999. ¿Nos hemos preguntado cuáles han sido las razones para que estos empresarios hayan cerrado sus empresas? ¿Se encuentran motivados, con reglas claras que le garanticen su inversión, estos empresarios? ¿No es al Estado a quien le corresponde crear estos mecanismos que generen confianza en el futuro? ¿Sienten los venezolanos seguridad física, que le garanticen su vida y seguridad jurídica que le den tranquilidad y confianza en el futuro a su inversión? ¿Con cuáles alternativas de inversión cuentan los venezolanos partiendo del hecho que no se puede adquirir divisas en el mercado libre, fuera de las operaciones de emisión de deuda realizadas por el ejecutivo nacional, dada la ley de Ilícitos cambiarios? ¿Saben los venezolanos hacia dónde se dirige el país con el modelo actual de gestión económica?

Inflación resistente a la baja

En el caso de la inflación persisten las presiones inflacionarias. La meta no se cumplió. De hecho, casi se duplicó y causó estragos en los bolsillos de los ciudadanos comunes y corrientes, quienes tuvieron que afrontar un alza en los precios de 22,5 % durante 2007, lo que equivale a 10,5% más que lo que había prometido el gobierno, lo que hará empeorar la situación. En el primer semestre de este año, la inflación se ubica en 15,1% y los precios de alimentos ya muestran una inflación anualizada superior al 45%. El gobierno pronosticó inicialmente una inflación para este año del 11%, luego la subió al 19% y va a tener que realizar otro pronóstico, pues en las dos primeras estimaciones han errado.

El gobierno no ha mostrado eficiencia en la capacidad para reducir el exceso de liquidez.

La liquidez ha crecido en la economía en los dos últimos años 116,43%, en un ambiente en el que el gasto público se expande, por eso, entre otras razones, hemos estimado una inflación en niveles del 30% para el 2008, es decir, una tasa por encima a la de 2007 de 22,5%.

El empresario nacional muestra signos de “timidez” a la hora de invertir, ya que persisten las inquietudes por el tema político, especialmente, por el anuncio presidencial del “Socialismo del Siglo 21″, del cual no hay referencia en ningún otro país y menos en Venezuela.

Sin embargo, a todas éstas, el gobierno se muestra “optimista” a pesar de que una parte muy importante de los venezolanos siguen siendo cada vez más pobres, las inflación devora una parte sustancial de los ingresos de los venezolanos, el sector industrial no crece y con ello tampoco el empleo formal. Será muy difícil para el gobierno mantener la estructura de gastos actuales con un precio en 90 dólares del precio del petróleo. Lógicamente, los ingresos petroleros no alcanzarán a este ritmo de gastos.

La banca y el crédito

Adicionalmente, los bancos han empezado a endurecer sus estándares crediticios, en medio de una gran incertidumbre en el panorama económico.

El alza en las tasas de interés, la inflación y la desaceleración económica propicia un deterioro en la cartera de créditos de la banca, lo que esta conllevando a un aumento en el índice de morosidad de la banca, finalizando en el primer semestre en 1,7%. Las condiciones han comenzado a endurecerse y es hecho es poco deseable, tanto para la economía como para la banca y las familias. Todos los deudores de crédito vehículos y tarjetas de crédito, han empezado a sentir un alza en sus cuotas mensuales, deteriorándose su capacidad de pago.”

Fuente: Noticias24 El Economista24

About these ads

Acerca de donquijote2000
Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: