La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

Las grandes incertidumbres del rescate de la banca en EEUU

Deja un comentario


WS-Reuters Eduardo Segovia – 22/09/200

Después del subidón histórico con el que las bolsas recibieron el viernes el plan de rescate gubernamental del sector financiero norteamericano, y con los ánimos más calmados, esta mañana la gran pregunta es: ¿De verdad se ha acabado todo? ¿Este plan es la solución definitiva a esta crisis que dura más de un año y que se ha llevado por delante a varias entidades históricas? Y la respuesta es que no está nada claro. Por mucho que las autoridades norteamericanas lancen mensajes de tranquilidad, empiezan a surgir voces que señalan las enormes incertidumbres que rodean el plan y las grandes dificultades para llevarlo a cabo.

Está en cuestión su propia aprobación por el Congreso de EEUU, si será suficiente con los 700.000 millones anunciados, cómo se va a arbitrar al rescate, quién lo va a llevar a cabo, cómo se van a valorar los activos, qué medidas adicionales habrá que tomar, qué efectos inesperados (‘daños colaterales’) tendrá… Y algo muy importante para nuestro continente: si los bancos europeos podrán apuntarse a este rescate o se quedarán al margen. “Hay que definir quién rescata qué, cómo y a qué precio, y eso va a ser muy difícil porque se trata de un plan con una enorme complejidad técnica”, afirma Daniel de Fernando, asesor independiente de inversiones. De hecho,  el proyecto legislativo presentado el sábado no define nada de eso, sino que se limita a dar más poderes al Tesoro. Veamos estos puntos con un poco de detalle:

1. ¿Será aprobado el plan?

Ni siquiera esto está asegurado, puesto que requiere la aprobación del Congreso de EEUU, al cual le quedan sólo dos semanas hábiles antes de que interrumpa su actividad por las elecciones presidenciales. Consciente de esta premura, Henry Paulson, el secretario del Tesoro, pidió ayer a los legisladores que se den prisa en aprobar el plan durante una entrevista con Fox News, con el argumento de la urgente necesidad de estabilizar el sistema financiero y proteger la economía y a los contribuyentes, que son los paganos del plan. Es más, Paulson definió a las últimas semanas como un período “humillante” para EEUU. Pero no se trata sólo de la premura de tiempo, sino de cómo convencer a los demócratas -mayoritarios en el Congreso y el Senado- para que apoyen el plan.

2. ¿Qué concesiones habrá que hacer para que se apruebe?

La oposición demócrata no podía dejar pasar una oportunidad como ésta, y este fin de semana ya ha solicitado que el plan se complete con más medidas de tipo “social”. Su lógica es que no se puede rescatar sólo a los bancos porque mucha más gente es víctima de la crisis y que los grandes causantes de la misma no se pueden ir de rositas. Por eso, el partido de Barack Obama quiere que se añadan medidas para ayudar a los hipotecados y evitar los embargos, y que se limite la paga de los ejecutivos. Y ya puestos, han pedido que se incentive la economía con inversión en infraestructuras, al más puro estilo keynesiano aprovechando la rendición de la economía de mercado. Los republicanos se oponen a estas medidas porque añadirían un coste todavía mayor a un plan que supone un 50% más que el presupuesto del Pentágono. Bloomberg hablaba ayer de que ambos partidos van a jugar a ver quién pestañea primero, pero que ninguno quiere cargar con la culpa de que no es apruebe el plan. Por eso, lo más seguro es que salga adelante, aunque es probable que el Gobierno tenga que pagar un peaje a la oposición que incremente el coste del rescate.

3. ¿Será suficiente con 700.000 millones de dólares?

Esta seguramente es la pregunta decisiva para saber si el plan es eficaz, pero la que tiene una respuesta más dudosa, puesto que las últimas estimaciones de las pérdidas de los bancos por el hundimiento de los activos hipotecarios y de crédito alcanza los 1,2 billones (españoles) de dólares; las provisiones  realizadas desde el inicio de la crisis superan los 500.000 millones. Aquí hay que distinguir las consideraciones políticas de las económicas. Las primeras nos dicen que cifrar de golpe el coste del rescate en más de un billón de dólares habría sido inaceptable en EEUU -donde ya cuesta mucho tragar los 700.000-, y por eso es mejor dar primero una cifra más baja y ampliarla posteriormente dentro de uno o dos años. Las económicas nos llevan a cómo se van a valorar los activos, si el Gobierno va a asumir todas las pérdidas o si los bancos van a asumir una parte, y cuántas entidades van a poder apuntarse a este rescate: si son todas las que tienen activos de crédito norteamericanos o sólo las de ese país. Por otra parte, la intención del Ejecutivo es recuperar con creces ese dinero a largo plazo: se trata de comprar ahora con descuento y vender en el futuro cuando haya mercado para ello con un beneficio… si es que alguna vez vuelve a ver mercado para unos activos que nunca más se emitirán tras la crisis.

4. ¿Cómo se van a valorar los activos?

Nadie lo sabe y es la clave de todo el entramado. De Fernando explica que lo lógico en estos casos sería ir a una subasta de activos, en la que el que valora más bajos sus activos se lleva en dinero (por eso se llaman “subastas inversas” o reverse auctions). Es lo que se hizo a principios de los 90 en el rescate de los savings & loans (una especie de cajas de ahorros). Pero en este caso no va a ser fácil porque los activos que tienen las entidades no son homogéneos y porque, como es sabido, no hay un precio de mercado que se pueda tomar de referencia. Lo cual da pie a una arbitrariedad enorme.

5. ¿Podrán apuntarse los bancos europeos?

Inicialmente parecía que no, puesto que la propuesta legislativa se refiere únicamente a las instituciones financieras con sede central en EUU. Ahora bien, Paulson -que ayer se hizo una ronda de televisiones- dijo en laABC que sí podrán apuntarse: “Si una institución financiera tiene operaciones en EEUU, contrata gente en EEUU y está atrapada en activos ilíquidos, tienen el mismo impacto en el pueblo americano que cualquier otra institución”, explicó. Pero también dijo que había pedido a otros países que creen vehículos de rescate similares al suyo, lo cual significa que su plan no va a cubrir todo. Algunos líderes del Congreso concretaron a la CNBCque el pool de bancos del plan serán principalmente norteamericano, pero dará entrada a las filiales norteamericanas de los bancos extranjeros. Como se ve, la cosa no está nada clara y es crucial para nuestras entidades, puesto que sólo el 52% de las provisiones realizadas en la crisis corresponde a bancos norteamericanos, y el grueso del 48% restante está en Europa. Es decir, los subidones cercanos al 30% que vivieron el viernes bancos tan atrapados en activos tóxicos como HBOS o UBS pueden estar en duda.

6. ¿Funcionará el rescate?

Ayer decía CNNMoney que “el jurado todavía está deliberando sobre esta pregunta, pero las perspectivas son cautelosamente optimistas”. La teoría es que los bancos podrán eliminar de su balance estos activos imposibles de valorar, con lo que se acabará la espiral sin fin de amortizaciones, pérdidas y ampliaciones de capital. Sin este lastre en las cuentas, los bancos confiarán más en los demás y serán más proclives a prestar dinero, lo que dinamizará la economía. Los críticos del plan responden que, si la compra de los activos se realiza con un fuerte descuento, los bancos tendrán que anotarse esas pérdidas de todas formas, con lo que seguirán igual que ahora. Además, no hará nada para detener el origen de todo el desastre: la caída de los precios de la vivienda. Ésa es la razón por la que los demócratas piden que haya un plan paralelo de ayuda a los titulares de las hipotecas que subyacen en estos títulos. “Si el plan no frena la oleada de embargos, el precio de la vivienda no se estabilizará y la economía no se recuperará”, según los expertos citados por la web financiera de la CNN.

7. ¿Wall Street será capaz de resolver la crisis que ella ha creado?

Otro aspecto llamativo del plan es que, según la CNBC, el Tesoro encargará el proceso de compra de los activos tóxicos a un grupo de entre cinco y 10 gestores de activos de las principales firmas de Wall Street. Evidentemente, si esto se confirma, surgen inmediatamente sospechas de conflictos de interés porque las mismas entidades que han creado la crisis actual van a ser las encargadas del proceso de rescate. En particular, cabe pensar que un banco querrá que sea “su hombre” el que le valore sus activos de una forma lo más generosa posible. Pero las dudas van más allá, puesto que es muy difícil que las entidades que sostenían y se beneficiaban de un sistema que ha sido derribado puedan ser las mismas que edifiquen el nuevo sistema, sea cual sea, que va a sustituirlo.

8. ¿Cuáles serán los daños colaterales?

El más evidente es el enorme coste que tendrá para el contribuyente este plan, que se financiará básicamente con emisiones de deuda: el proyecto contempla elevar el techo legal de endeudamiento del país desde 10,6 hasta 11,3 billones de dólares. Esto tendrá varias consecuencias: por un lado, el fuerte gasto que conlleva el servicio de la deuda obligará al próximo presidente de EEUU -que estará atado de manos por este rescate- a subir los impuestos, a recortar gastos o a las dos cosas; por otro, la necesidad de atraer masivamente capitales del exterior les obligará a ofrecer unas rentabilidades muy atractivas, lo que se traducirá en subidas de tipos y un desplome del precio de los bonos; y en tercer lugar, esto debería ser bajista para el dólar, que ya empezó a recaer con fuerza hace dos semanas desde niveles de 1,40 por euro. Hay quien se refiere incluso al fin del capitalismo como lo entendíamos hasta ahora o a la caída del Imperio Americano. Pero ésa es otra historia. De momento, ante las grandes incertidumbres del plan, es muy probable que la cautela tome el relevo en los mercados a la euforia del viernes.

Fuente: Cotizalia

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s