La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

Ayer sufrió su mayor humillación desde que es Presidente de EE.UU.

Deja un comentario


30 SEP 2008


Para el diario español “El Mundo” la negativa de ayer del Congreso de aprobar el Plan de Rescate es “la peor humillación sufrida por Bush desde que está en la Casa Blanca”.

Foto: AFP PHOTO / Saul LOEB

Así lo dice en su editorial donde afirma que “la falta de liderazgo de EE.UU. deja la economía mundial a la deriva”:

Tras 72 horas de frenéticas negociaciones, los líderes de los republicanos y demócratas en la Cámara anunciaron ayer un acuerdo de principio, que sometieron a votación. Fue rechazado por una abultada mayoría de representantes republicanos, a los que se sumó una considerable minoría de demócratas, igualmente descontentos.

La «tempestad sobre Washington» descargó en Wall Street, que sufrió anoche una de las mayores caídas de su historia al conocer el resultado de una votación que deja tocado de muerte el plan de salvamento de los bancos. Horas antes, Bush había estado muy desafortunado en unas declaraciones en las que reconocía que su propuesta no iba a resolver «todos los problemas» y que la crisis financiera duraría «algún tiempo».

Es evidente que el presidente de EEUU sufrió ayer la peor humillación desde que está en la Casa Blanca al comprobar cómo los congresistas desoían sus recomendaciones y se expresaban en contra de un plan que el propio Bush había presentado como vital para la recuperación de la economía.

Bush había argumentado -al igual que la líder demócrata Nancy Pelosi y otros dirigentes políticos- que su no aprobación podía suponer la parálisis del sistema financiero americano y, por añadidura, un gravísimo daño para la economía global. Está claro que el presidente no sólo no ha conseguido convencer a la mayoría de representantes y senadores de EEUU sino que, además, el plan sigue gozando de una enorme impopularidad en la opinión pública pese a que es apoyado por Obama y McCain.

Durante todo el fin de semana, los negociadores republicanos y demócratas fueron incorporando enmiendas para intentar garantizar que el Estado recuperaría el dinero invertido en sanear los bancos, pero ello no fue suficiente para convencer a esa mayoría reluctante, que, por diversos motivos, no quiere el plan.

¿Qué puede suceder ahora? Nadie sabe si este plan podrá salir adelante con nuevos remiendos, pero entre tanto crece el riesgo de un colapso financiero de EEUU que podría afectar a todo el mundo. El plan de Bush no era perfecto, pero era al menos una alternativa, fruto del consenso. Su rechazo deja a EEUU sin una política para abordar la crisis y, por extensión, deja la economía mundial a la deriva en medio de una de las mayores convulsiones de la historia del capitalismo.

Por su parte, El País de Madrid afirma, en su editorial, que “el rechazo del plan de rescate de Wall Street prolonga la crisis y acentúa el riesgo de recesión”:

La negativa del Congreso implica que la lucha contra la crisis financiera queda de momento sin referente político mundial. El plan del secretario del Tesoro, Henry Paulson, y del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, es objetable en sus detalles pero inatacable en sus objetivos y en su orientación política general. Una crisis total de confianza como la que estaba viviendo el sistema financiero mundial -que ha liquidado la banca de inversión en EE UU, obligó a nacionalizar AIG, la mayor aseguradora americana, y el pasado fin de semana extendió sus tentáculos a Europa forzando las nacionalizaciones del banco francobelga Fortis y del británico Bradford & Bingley- sólo podía corregirse atacando de raíz el problema de los activos depreciados en su raíz por las hipotecas basura. Políticamente era imprescindible recuperar la confianza eliminando de los balances de las instituciones bancarias los activos que impedían la liquidez.

El plan Paulson-Bernanke respondía básicamente a esas prioridades. El rechazo del Congreso debe leerse en términos estrictamente políticos, como un fracaso de liderazgo en el Partido Demócrata y en el Republicano -95 congresistas demócratas y 134 republicanos votaron en contra del plan- y como una demostración de que en el bando republicano todavía pesan automatismos rancios contra el intervencionismo en la economía. Cualquier plan de salvamento que pueda articularse en el futuro, sea de inspiración demócrata o republicana, constituirá con mayor o menor intensidad una intervención del Estado, con dinero público, en la economía de mercado de EE UU. El tiempo de los arreglos financieros privados patrocinados por bancos privados se acabó con Merrill Lynch.

La votación del Congreso abre una crisis sin precedentes. Desde el crash de 1929 hasta el más modesto de 2000, la autoridad política estadounidense siempre gozó de la confianza de las Cámaras para atajar las crisis bursátiles y las recesiones que con frecuencia provocaban. Ahora, la resolución de la crisis, una decisión urgente y prioritaria, queda al albur de una negociación que puede retrasarse.

Después del fracaso político de ayer, lo que les espera a los mercados mundiales hasta que se vote un nuevo plan es más estrangulamiento de la liquidez, con lo cual es muy probable que se reproduzcan las crisis bancarias; más caídas, por tanto, en las Bolsas mundiales, mientras se pactan las modificaciones del plan, bien hacia las reclamaciones demócratas o hacia las exigencias republicanas; nuevas elevaciones en las primas de riesgo, que provocarán a su vez fuertes dificultades en la inversión; y una inquietud creciente, próxima al miedo, por la situación de la economía americana, cuya probabilidad de recesión es tanto mayor cuanto más se tarde en cortar de raíz la desconfianza en el sistema. Cuanto más se tarde en aprobar el plan, más caro y más difícil será el rescate.

Por su parte, el presidente norteamericano informó hoy, según reseña la agencia EFE, que la derrota de ayer en la Cámara del paquete de rescate financiero “no es el final del proceso legislativo”.

En una breve alocución pronunciada este martes en la Casa Blanca, tras el histórico derrumbe de Wall Street del lunes, Bush instó al Congreso a alcanzar un acuerdo porque, dijo, “estamos en un momento crítico para nuestra economía” que requiere de una actuación “urgente” porque “si no actuamos ahora, la situación empeora día a día”.

Fuente: Noticias24

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s