La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

Cuán libre debe ser el libre mercado?

Deja un comentario


cadenas4sz Por Venezuela Real – 11 de Octubre, 2008

ALEX BERENSON
The New York Times / El Nacional
11 de octubre de 2008

¿NOS ENCONTRAMOS ante el fin del hipercapitalismo?
Durante casi una generación, Estados Unidos impulsó el crecimiento mediante la desregulación de los mercados, la baja de las tasas de interés y el aliento al comercio. Washington se mantuvo al margen de un amplio espectro de la economía estadounidense -desde las compañías aéreas hasta los bancos, desde la energía hasta las telecomunicaciones- en la convicción de que una menor regulación derivaría en una mayor prosperidad, incluso al costo de una creciente desigualdad en la distribución del ingreso.

En la actualidad, en momentos en que la economía global se debilita día a día, Washington dedica 700.000 mi llones de dólares a rescatar compañías financieras y todo indica que los demócratas ampliarán su ma yoría en el Congreso, puede parecer que Estados Unidos se aleja de la fe en los mercados y la desconfianza en el gobierno.

Algunos gobernantes europeos, entre ellos conservadores como el presidente francés Nicolás Sarkozy, declararon la muerte de la economía del laissez faire. “Hay una idea de la globalización que llega a su fin junto con el fin de un capitalismo financiero que impuso su lógica a toda la economía”, declaró Sarkozy el 25 de septiembre. “La idea de que los mercados siempre tienen razón era absurda”.

Quienquiera sea el nuevo presidente de Estados Unidos, los legisladores se verán presionados a fortalecer la regulación financiera. Algunos de los que critican la legislación de rescate protestan porque, además de facultar al Departamento del Tesoro a comprar centenares de miles de millones correspondientes a deudas de firmas financieras, el paquete no aumenta la supervisión del sistema financiero de Estados Unidos.

A diferencia de los europeos, los estadounidenses recelan del gobierno, lo que constituye una diferencia cultural y política que data de siglos. Quienes esperan que -ya sea con un gobierno de Barack Obama o de John McCain-, después de noviembre se produzca un aumento de las facultades de Washington, pueden verse desilusionados.

Sin duda los estadounidenses están cansados del presidente Bush, cuya popularidad cayó al 22% según la última encuesta de CBS News y es la más baja que tiene un presidente desde Harry S. Truman en 1952. Pero no necesariamente están dispuestos a abrazar ideales liberales como el fortalecimiento de los sindicatos, el establecimiento de impuestos más altos y progresistas y la imposición de nuevas barreras comerciales.

Una recesión prolongada podría cambiar esa dinámica, así como la inflación y las profundas recesiones de la década de 1970 alentaron el último gran viraje ideológico de la política estadounidense con la elección en 1980 de Ronald Reagan, un ferviente apóstol de la reducción de impuestos, la libertad de mercado y la desregulación.

Por ahora, sin embargo, la economía está mucho más fuerte que en los años 70. El endurecimiento global del crédito, la caída del mercado bursátil y el creciente desempleo son atemorizantes, pero los economistas siguen pronosticando una recesión relativamente leve. El índice de desempleo, por ejemplo, pasó del 4,4% en marzo de 2007 al 6,1% a fines de septiembre, pero está muy lejos del 10,8% de noviembre de 1982, el más alto de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Por otra parte, si bien el índice de 500 grandes acciones de Standard & Poor cayó casi un 30% en comparación con el pico de 2007, entre 2000 y 2002 había bajado casi un 50%.

Las recesiones relativamente moderadas de 1990 y 2001 no afectaron la fe de los estadounidenses en los principios de la libertad de mercado, señala Robert D. Reischauer, el presidente del Urban Institute, una organización independiente de investigación económica y social. Reischauer dirigió el Centro Legislativo de Presupuesto estadounidense entre 1989 y 1994, en momentos en que los demócratas controlaban el Congreso. De manera similar, es probable que esta recesión no produzca un viraje pronunciado, a menos que resulte ser mucho más prolongada y profunda de lo que esperan los economistas, afirma Reischauer.

“Somos un país bastante conservador”, dice, “y eso es esperable cuando, como en nuestro caso, se tiene tanto para conservar.” Jeffrey Garten, un profesor de la Facultad de Administración de Yale en Connecticut que se desempeñó como subsecretario de Comercio durante el gobierno de Bill Clinton, señala que es probable que los legisladores impongan una supervisión regulatoria más estricta a varias industrias, sobre todo a las compañías y mercados financieros. El gobierno, que adoptó –y a un costo muy alto el papel de financista de último recurso, ya no aceptará con despreocupación las afirmaciones de los bancos de que son seguros, dice Garten. En lugar de ello, el Congreso dará nuevas facultades de supervisión de las instituciones financieras a la Comisión de Valores y Cambio y a la Reserva Federal, declara Garten.

“El gobierno va a estar en el interior de las mismas”, agrega.
David Ruder, ex presidente de la Comisión de Valores y Cambio y actual profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad del Noroeste en Illinois, señala que no va a ser fácil instrumentar una reforma regulatoria, ni siquiera en el sector financiero. A pesar de recibir una notable asistencia gubernamental este año, los bancos pueden oponerse el año próximo a una mayor supervisión por parte del gobierno, afirma. Los sectores bancario y financiero hacen importantes aportes a las campañas políticas y son lobbies poderosos en Washington.

“Me preocupa el año próximo, pero confío en que vamos a salir de esto ilesos”, agrega Ruder. “Bien podemos salir de esta situación terrible con una versión mejorada del capitalismo estadounidense, que será algo más suave y contará con algo más de regulación.” “Este país se construye gracias a la sed de riesgo”, agrega.
“No queremos ser Francia.”

Fuente: Venezuela Real

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s