La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

“La devaluación es inevitable y si el Gobierno se demora tendrá que ser más fuerte”

Deja un comentario


“Además que la actual coyuntura no es el fin del capitalismo, pues en la Gran Depresión de 1929, la tasa de desempleo llegó al 35% en Estados Unidos y ahora apenas alcanza 6%. “En ese entonces la economía cayó 25% anual, y si ahora hay una recesión la caída será de 1,5 ó 2%”.

Solamente cuando el dinero se haya agotado en estas instancias es cuando se podrá hablar de una devaluación que a su juicio, estima que podría ser para mediados de 2009.

23/10/2008

Así lo destacó el economista José Guerra en diálogo con el equipo de Noticias24, además de detallar sus estimaciones acerca del impacto real de la crisis financiera mundial en Venezuela y las medidas que asumirá el Gobierno para enfrentarla.

Por Juan Carlos Pérez M.
Fotos: Noticias24

A juicio de José Guerra, los planes de rescate del sector financiero implementados por Estados Unidos y los países de la Eurozona, son las medidas convencionales que deben adoptarse cuando existe un pánico financiero y en tal sentido, asegura que se ha actuado de manera oportuna y contundente. “El reciente discurso del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, apunta en esa dirección porque la política monetaria hizo lo indicado, el problema es que el público demanda mucho efectivo y los bancos ya no otorgan créditos”, dijo.

Para Guerra en estos casos lo correcto es aplicar un paquete de estímulo fiscal que incentive el consumo, y afirma que esto resulta viable porque ahora existe alta inflación, al tiempo que destacó que al inyectarse mucho dinero desaparecerían los problemas especuladores. Por ello considera que debe olvidarse la inflación y orientar los planes en evitar una profundización de la recesión, que posiblemente ocurra, pero no con la intensidad que se hubiese observado en caso de no aprobarse el programa de estímulo fiscal.

En cuanto a la quiebra de bancos en Estados Unidos, Guerra afirmó estar convencido de que ya no ocurrirán más hechos de este tipo, y explicó que con la actual crisis, tampoco está planteado que el Estado sea socio de las instituciones financieras afectadas. “En Estados Unidos no existirá una socialización de la banca con mayor intervencionismo del Estado, el reciente rescate de importantes bancos mundiales es sólo parte de la crisis y todos los analistas coinciden en señalar que hay que actuar en la emergencia pero no ir más allá”, destacó.

Por otra parte, indicó que el negocio de banca de inversión ya no funciona en el mundo, y el mejor ejemplo de ello es que sólo quedan Morgan Stanley y Goldman Sachs, pero enfatizó que no se debe aplaudir la quiebra de los bancos y el desplome de las bolsas porque estos hechos arrastran también a la economía nacional.

En cuanto a las repercusiones de la crisis financiera en Venezuela, Guerra detalla que existen tres mecanismos por los cuales dicha crisis impacta a nuestro país. En primer lugar sitúa al precio del crudo, seguidamente afirma que el mercado financiero internacional se cerró para la economía nacional y finalmente como consecuencia de este complicado panorama, afirma que el precio de la deuda venezolana se ha desplomado en los mercados internacionales.

“De esos tres el más importante está asociado con los precios petroleros,recordemos que de cada 100 bolívares que se gastan en Venezuela, 50 provienen del crudo y de cada 100 dólares que ingresan al país, 94 dólares provienen de las exportaciones petroleras, entonces es evidente que si se consolida una caída del crudo, todo dependerá de la intensidad de dónde aterricen estos precios y ese piso está relacionado en cómo influyen los países de la OPEP y cuánto están dispuestos a soportar como precios”.

En tal sentido, Guerra explicó que Arabia Saudita puede trabajar con un precio de 50 dólares el barril, mas no Irán porque su presupuesto se encarecería mucho al igual que Venezuela. Es así como destacó que la recuperación de los precios petroleros tiene que ver con los anuncios hechos por la OPEP, relacionados con una reducción de la producción y el recorte del suministro, lo que creará una igualación de la oferta y la demanda, para estabilizar los precios.

En cuanto al caso venezolano, Guerra afirma que la situación es mas compleja porque todo gira en torno al crecimiento desmedido del Estado. “En 2007 el precio del crudo llegó a 64 dólares promedio, pero el país tuvo un déficit fiscal de 2,6% del PIB, eso quiere decir que la economía necesita un presupuesto basado en un precio petrolero cada vez mayor y a comienzos de 2009 las cuentas se le pondrán difíciles al Estado con un precio alrededor de los 70 dólares”.

La devaluación

José Guerra asegura que actualmente el Gobierno dispone de un conjunto de recursos que se contabilizan en 72 mil millones de dólares, cifra que incluye las reservas internacionales, los títulos valores que posee el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), Banco del Tesoro, Bandes, así como los depósitos en el exterior. “Si el precio del crudo baja de 70 dólares, lo primero que haría el Gobierno es usar los fondos para financiar el gasto publico, porque lo último sería recortarlo y el reciente anuncio de eliminación de gastos suntuarios es una ridiculez, porque los mayores gastos son la transferencia de recursos a las regiones, nómina estatal, pago de deuda y compra de armas”.

En segundo lugar, Guerra afirma que el Gobierno antes de devaluar podría endeudarse internamente y colocar deuda en bolívares. “Si con estas medidas no le alcanza el dinero, el Gobierno tiene otra línea de defensa que consiste en aumentar la tasa del IVA en 2 ó 3 puntos con todas las repercusiones que eso tiene y luego volver a instaurar el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF)”.

“La devaluación es inevitable, el peligro es que si el Gobierno se demora más tiempo, tendrá que ser más fuerte, un gobierno responsable tendría que hacer ahora un reajuste del tipo de cambio y devaluar 15 ó 20%, pero si se acumula y la inflación continúa creciendo, la devaluación tendrá que pasar del 30 al 40% el próximo año, porque la economía no aguanta más el actual tipo de cambio”.

En cuanto al cierre de la inflación para 2008, Guerra explicó que en el Presupuesto Nacional para el presente año, el Gobierno ofreció como meta una tasa del 11%, para después incrementarla a 19,5% y luego a 27%, pero afirma que cerrará entre 32 y 34%. “Esta elevada inflación crea un tipo de problema porque si los bancos de EEUU y Europa crean un plan de estímulo fiscal con el objetivo de inyectarle liquidez a la economía, lo pueden hacer sin contratiempos porque poseen una baja tasa de inflación”.

Es por ello que Guerra no comparte las estimaciones del ministro de Planificación y Desarrollo, Haiman El Troudi, quien aseguró que Venezuela tendrá un elevado crecimiento con alta inflación y afirma que en el país habrá un crecimiento moderado con una elevada tasa de inflación. “Todas las agencias económicas apuntan a que este año Venezuela crecerá un 4 o 5% debido a que ha existido una paralización de diversos sectores clave de la economía donde se pueden citar a empresas como Coca Cola, Sidor, las industrias básicas, así como también la fuerte caída en la venta de vehículos”.

Estatización de la banca

“En las altas esferas del área económica del Gobierno quieren la estatización de la banca pero no ven el momento oportuno”. Así lo aseguró Guerra al decir que el Gobierno piensa que si no dispone de una inmensa red de financiación para todos sus proyectos, requiere estatizar al sistema financiero, porque a su juicio, resulta inconcebible comprar al Banco de Venezuela que es el tercero del país. ¿Para qué el Estado quiere más bancos si dispone al menos de 14 instituciones financieras especializadas en diversos sectores? se preguntó.

Como ejemplo de estatizaciones citó el caso de la Cantv que recién fue nacionalizada bajó las tarifas telefónicas y ha reducido las ganancias al mínimo a las demás compañías operadoras. “Una vez que se concrete la estatización se la banca se bajarán las tasas de interés y se pondrá a la banca privada en aprietos para forzar la quiebra de los bancos pequeños para que se fusionen y luego comprarlos por no poder soportar la crisis”.

Añadió Guerra que la filosofía del Gobierno es que no puede existir una banca privada que le haga contrapeso al Estado y el caso de la emisión de las notas estructuradas fue un ejemplo de presión a tales instituciones financieras, pero afortunadamente los bancos lograron deshacerse de las mismas.

Finalizó diciendo que en Venezuela estamos viviendo “la reencarnación del capitalismo de Estado” donde el gran empresario es el Estado venezolano, y los trabajadores no son propietarios sino socios del mismo. “Pdvsa es una empresa capitalista pero en lugar de cotizar en la bolsa de valores sólo tiene un accionista que es el Estado y todas las empresas que se han creado son capitalistas, por lo que estamos en presencia de un reforzamiento del Estado en la economía y el nuestro es un sistema capitalista de Estado con empresas mixtas”.

Fuente: Noticias24

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s