La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

79 años (II)

Deja un comentario


Rubén J. Lapetra – 24/10/2008

Esta semana se cumple el triste aniversario (23-30 octubre), como recordabamos el lunes, del periodo negro de octubre de 1929. No es igual a la actual, pero se le parece en altura, color de pelo y hasta en el iris de los ojos. Ningún episodio histórico se repite de igual manera en otra época, pero se comparten las esencias. Pero si hay algo en lo que coinciden las gentes del mercado es que vista una burbuja financiera, vista todas. Ya sea de tulipanes o ladrillos, de acciones tecnológicas o lechugas, sellos o el coleccionable de los domingos. 

De vuelta a 1929, aquella pesadilla económica fue especialmente impactante para las mentes de aquella época, según describieron voces como Galbraith años más tarde. Durante los años 20 en EEUU se vivió una época de prosperidad sin igual en la historia moderna. La aparición de nuevas tecnologías marcaron el rumbo de la industria de la época, que registró un impulso importantísimo en su capacidad de producción, pero se pasó y llegó a nivel de sobrecapacidad, es decir, exceso de producto

Goldman Sachs, en un informe sobre la crisis elaborado por el equipo de analistas dirigido por Peter Oppenheimer en 2004, recoge entre otras cosas como se extendió la leyenda urbana de que la prohibición de beber alcohol (ley seca 1920-1933) mejoró la productividad de las fábricas, por encima incluso de los avances técnicos de la época. 

Los factores comunes a las crisis estructurales (no cíclicas) son múltiples. Antes o a priori, algunas economías registran la mayoría de los siguientes fenómenos, que se produjeron en 1929 en EEUU y parecen vivirse en la crisis de 2008 a escala global: 1) tipos de interés al alza (desde 2004 a 2007 han estado subiendo),2) alta productividad y avances tecnológicos de la economía (llegada de Internet, móvil…), 3) creencia en una nueva era (algo así como el crecimiento sin fin, menosprecio de los ciclos), 4) desequilibrios económicos (déficits exterior en EEUU y España, por ejemplo), 5) economía endeudada (queda claro con la actual crisis de crédito), 6) fuertes alzas de la bolsa (desde los mínimos de 2003 a máximos de 2007 el Ibex subió un 200%) y7) pinchazo del boom bursátil (el Ibex, por poner el caso español, cae un 40% en 2008)….

Después o a posteriori, lo que se produjo en 1929 fue lo siguiente, según Goldman Sachs. 1) La política monetaria resultó inicialmente no efectiva (la Fed bajó del 5,25% al 2% los tipos de septiembre a junio y la crisis se recrudeció). 2) crisis bancaria (más que evidente en estos días de rescates) 3) shocks en los precios (esto viene a ser deflación profunda que se viene encima por el deterioro económico) 4) incertidumbre económica (el pan nuestro de cada día cada vez que hay una crisis) 5) alta volatilidad en los mercados (ver al índice VIX, que mide la cosa, duplicando los niveles registrados en la crisis asiática de 1997 o rusa de 1998… da la risa nerviosa), 6) e inicial fuerte rebote bursátil después de todo (esto probablemente no se ha visto todavía, pero quedan posibilidades: el tradicional de final de año o el postelectoral a las presidenciales de EEUU).

Llegados a este punto cobre especial importancia la cita electoral en EEUU. En 1929, el 31º presidente Herbert Hoover recien iniciaba su administración. En 1933 la terminaba con un plan de rescate prácticamente perfilado pero sin el apoyo de los congresistas. Franklin D. Roosevelt, probablemente sobrevalorado por la historia, accedió a la presidencia en 1933 con el camino allanado y un cheque en blanco para sembrar allí donde no había de nacer. Pero tenía semillas para para un tren. Y encontró el rumo en el rearme de los años 30. George W. Bush (ver perfil) llegó con recesión y se va con ella, pero con un plan de rescate similar, que capitalizará y liderará el nuevo presidente de EEUU: Barack Obama (ver perfil) el favorito, o John McCain. Y es aquí dónde puede estar el cambio a la situación de las cosas. El liderazgo del que ha carecido durante los dos últimos años la economía occidental. ¿Se firmará por fin el tratado de comercio internacional de la OMC? ¿Se coordinarán las políticas económicas, monetarias? ¿Habrá un nuevo Bretton Woods? ¿Un tipo de cambio tripolar euro-dólar-yuan? Esas son las preguntas que deberán responderse en 2009.

Fuente: Cotizalia

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s