La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

La "desunión" europea hace que el euro caiga 20% desde julio pasado

1 comentario


Los miembros de la UE encuentran grandes dificultades a la hora de ponerse de acuerdo, que debilitan aún más a la moneda comunitaria

Las fuerzas del mercado de divisas vuelven a girar hacia una dirección: los Estados Unidos. La desunión en las estrategias de rescate de los países de la zona euro, junto a las perspectivas de recesión económica en la mayoría de ellos, está desenmascarando la cara más débil de la moneda única.

El euro se ha depreciado aceleradamente en las últimas jornadas y marca niveles un 20% inferiores a los registrados el pasado mes de julio, hace apenas tres meses, cuando llegó a establecer un récord, por encima de 1,6 dólares.

El jueves, el tipo de cambio se llegó fijar por debajo de 1,28 dólares en algunos momentos de la sesión, aunque luego se recuperó a última hora de la tarde.
En el mercado de divisas, que funciona ininterrumpidamente de lunes a viernes, se habla de una peor coyuntura económica en Europa -con decrecimiento del Producto Bruto Interno (PBI)- frente a la situación que enfrenta los EE.UU.

Pero un factor decisivo, que también caló hondo, es la evidente desunión entre los países que forman parte de la moneda única a la hora de afrontar la crisis, con planes de rescate disímiles y de sus fuertes disidencias para abordarla.
En los últimos dias, las convulsiones de Hungría -país de la UE no miembro del euro- han acentuado la presión sobre la divisa europea.

A la hora de las decisiones, los miembros de la Unión Económica Europeasólo se pusieron de acuerdo rápidamente en un punto: elevar las garantías sobre los depósitos bancarios para neutralizar la ola de pánico de principios de octubre, con resultados más que positivos. No mucho más que eso.

De sorpresa en sorpresa
Pero tras varias minicumbres entre los países más poderosos de la zona euro, el pasado lunes, el presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, volvió a sorprender a sus pares cuando pronunció un discurso en el queplanteó la creación de fondos soberanos europeos que compren acciones de empresas de la región.

El presidente galo lanzó la iniciativa durante un encuentro desarrollado en Annecy, ciudad del este francés, con hombres de negocios del país, a quienes aseguró que el “Fondo Público de Intervención” tendrá un techo de 175 mil millones de euros.

“Servirá cada vez que sea necesario, a empresas estratégicas, para adquirir fondos limpios y es una idea que quiero compartir con toda Europa”, dijo el mandatario.

En calidad de presidente de turno de la Unión Europea, Sarkozy se convirtió en impulsor de una serie de medidas para neutralizar la crisis financiera internacional, aunque muchas de ellas no dieron los resultados esperados.

En línea con la idea expuesta recientemente en el Parlamento Europeo, Sarkozy quiere que sus socios comunitarios imiten este “gran fondo estratégico de inversión nacional”. Según sus palabras, “estará al servicio de la política industrial y tendrá como objetivo estabilizar el capital empresarial”.

“Si lo hacen los productores de petróleo y los rusos, no hay ninguna razón para que Francia no lo haga”, justificó el presidente durante su discurso. También dejó claro que no se tratará de “socorrer actividades caducas” sino de “invertir en el futuro” y aportar fondos propios para financiar proyectos industriales “innovadores y audaces”.

Y a continuación garantizó que no será él, como presidente de la República, el que verá un día a los grandes grupos industriales franceses pasar a otras manos “simplemente por haber permanecido con los brazos cruzados frente a la crisis financiera”.

Las primeras respuestas a la iniciativa
Como suele sudecer a toda iniciativa de Francia, Alemania dijo no. Ángela Merkel le dijo no a Nicolas Sarkozy. La ruptura del eje París-Berlín es la prueba más evidente de la desunión y explica en parte la precipitación de la unidad monetaria.

En general, desde que se desencadenó la crisis financiera en septiembre,Alemania intenta frenar a Francia y al despliegue de actividad que Sarkozy ejerce en calidad de presidente de la UE.

Sarkozy tuvo que superar la resistencia de Berlín para lograr la adopción de medidas coordinadas en apoyo al sector bancario a mediados de octubre, en París.
La canciller alemana, Angela Merkel, poco proclive a posibles gastos (considerando además que está a 11 meses de unas elecciones legislativas en las que se jugará su reelección) rechazó la idea.

La desconfianza de Alemania sobre el activismo del presidente francés no es reciente, y la prensa alemana se refería a él este miércoles como a un “francés seguro de sí mismo”, “bola de energía” (Financial Times Deutschland), que “defiende ante todo y con furor sus propios intereses” (Süddeutsche Zeitung) y “tan eufórico por su capacidad de acción de las últimas semanas que ya no conoce límites” (Die Welt).

Berlín ya subrayó en varias ocasiones la cada vez mayor presencia de los fondos soberanos extranjeros, chinos o árabes, por ejemplo, en las empresas alemanas.

Pero antes de dotarse de un fondo, Alemania adoptó hace varios meses una nueva ley que autoriza al gobierno a examinar las participacionesde inversores extranjeros de más de un 25% en ciertos sectores estratégicos del país.

El gobierno alemán desea “limitar lo máximo posible” la aplicación de esa ley para no asustar a los inversores extranjeros. “Alemania sigue abierta a los capitales de todo el mundo”, recalcó Michel Glos, ministro de Economía Alemán.

Las otras objeciones a la gestión de Sarkozy
Entre las puntos que se le objetan Sarkozy están sus propuestas ante el Europarlamento de dar un perfil político más fuerte a la zona euro y proteger a las grandes empresas del Viejo Continente ante los apetitos extranjeros.

“Siempre llega con propuestas sin haberlas hablado antes con sus socios, en particular con los alemanes. ¿Eso refuerza la credibilidad europea? No estoy segura”, afirmó Katynka Barysch, codirectora del Centro para la Reforma Europea, un centro de estudios con sede en Londres.

“Este procedimiento riesgoso, ya experimentado por Francia a principios de año con la Unión Por el Mediterráneo (UPM) satisface a quienes piensan que Sarkozy no comprende la manera en que funciona Europa”, agregó Barysch.

Esta propuesta “contradice todos los principios de una política económica coronada de éxito”, indicó el ministro de Economía aléman, que sospecha de una voluntad demasiado proteccionista.

La reacción no fue bien recibida por Francia. “En estos momentos, los alemanes nos responden no a casi todo lo que proponemos”, lamentó una fuente cercana a la presidencia francesa de la UE.

La idea de dotar a la Eurozona de un verdadero “gobierno económico”, multiplicando las reuniones de sus jefes de Estado y gobierno, tampoco se anuncia como un proyecto fácil de vender a la canciller alemana Angela Merkel, que siempre ha visto en ese mayor poder político de la zona del euro una amenaza a la independencia del Banco Central Europeo (BCE), que administra esa moneda.

Reforma financiera internacional
Sobre la reforma del sistema financiero internacional, Francia tomó en forma resuelta el liderazgo de la cruzada europea de cara a la cumbre mundial del 15 de noviembre para refundar el capitalismo.

Pero Sarkozy deberá buscar el apoyo del primer ministro británico Gordon Brown, quien salió reforzado de la crisis tras haber dado la idea al resto de Europa sobre el modo de salvar a los bancos. Por último, Francia exhortó a Luxemburgo a flexibilizar su famoso secreto bancario, que atrae a las grandes fortunas.

“Francia no es más ejemplar que Luxemburgo en materia de moralidad financiera”, replicó el primer ministro del Gran Ducado, Jean-Claude Juncker.

Pero no siempre disienten
A instancias de Alemania y Francia, la OCDE ha decidido lanzar una ofensiva contra los paraísos fiscales, cuyo primer paso es elaborar una nueva “lista negra” de países cuyas legislaciones son una incitación permanente a la evasión fiscal de los países vecinos.

En la actualidad, la OCDE sólo incluye en su “lista negra” de paraísos fiscales a tres países miembros: Andorra, Mónaco y Liechtenstein. Pero Francia y Alemania desean que Suiza sea incluida en esa misma relación y amenazan con tomar posibles medidas si las autoridades suizas no modifican significativamente su legislación fiscal y bancaria.

Peer Steinbrueck, ministro alemán de finanzas, resumió la decisión común de manera muy ofensiva, contra Suiza y otros países europeos: “las legislaciones de Suiza y Liechtenstein son una amenaza contra la soberanía de Alemania, víctima de normativas que son una incitación permanente a la evasión fiscal”.

Éric Woerth, ministro francés del presupuesto, se mostró más diplomático pero igualmente firme: “Suiza ha hecho progresos en materia de secreto bancario. Pero es necesario ir mucho más lejos”.

© iProfesional.com

Fuente: InfobaeProfesional

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Un pensamiento en “La "desunión" europea hace que el euro caiga 20% desde julio pasado

  1. Pues eso, que el euro desaparezca de nuestras vidas.
    Si llegó es porque quiso fortalecer aún más las fronteras, y lo consiguió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s