La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

El sector automotriz de EE.UU. se hunde, ¿saldrá el Senado al rescate? (+Fotos e Infografías)

Deja un comentario


Obama, que inicialmente dijo que “solo hay un presidente a la vez”, ahora presiona para que el Congreso apruebe hasta 50.000 millones de dólares para el sector y que asigne a un “zar” o a una entidad que supervise el plan de salvavidas y la reestructuración

La Casa Blanca se ha mostrado reticente a auxiliar a empresas ajenas al sector financiero, y varios republicanos, entre ellos el legislador Spencer Bachus, temen que más empresas se pondrán en cola para pedir ayuda.

Los tres fabricantes de automóviles llevan a cabo una intensa campaña de presión frente al Congreso para que se otorguen ayudas al sector, en momentos en que la crisis económica ha afectado la concesión de préstamos para la compra de vehículos.

14/11/2008

El Senado de EEUU debatirá el próximo lunes un plan de préstamos de emergencia por US$ 25.000 millones para la industria automotriz, que sometería a votación dos días después, dijo hoy el líder de la mayoría en la cámara alta, Harry Reid.

Los defensores de los Tres Grandes de Detroit -General Motors, Ford y Chrysler- argumentan que un colapso del sector podría desencadenar factores para agravar la crisis económica actual, no solo por la pérdida de más empleos sino por el arrastre de otras áreas que dependen del sector, como los concesionarios y las empresas de reparaciones y servicios.

El efecto psicológico para un país que ya registra su mayor tasa de desempleo en los últimos 14 años, sería desastroso, alegan.

Obama, que inicialmente dijo que “solo hay un presidente a la vez”, ahora presiona para que el Congreso apruebe hasta 50.000 millones de dólares para el sector y que asigne a un “zar” o a una entidad que supervise el plan de salvavidas y la reestructuración.

Representantes del sector y varios líderes demócratas apoyan la idea de repartir ese dinero en dos partes: primero, en préstamos directos de 25.000 millones de dólares y una segunda partida idéntica en un tiempo aún no determinado.

Las discusiones del posible rescate se producen después de que el Congreso aprobara el mes pasado un plan de 700.000 millones de dólares para responder a la crisis del sector financiero.

Algunos expertos consideran que, en todo caso, un plan de rescate no resolverá los problemas de los tres fabricantes de automóviles.

“Los representantes del sector y los congresistas que los apoyan están leyendo del mismo libreto, pero todo esto es una exageración. Es una campaña que tramaron desde hace tiempo”, dijo hoy a Efe Dan Ikenson, director asociado del Centro para Estudios de Política Comercial, del conservador Instituto Cato.

“Nosotros desde siempre advertimos sobre la intervención del Gobierno en el mercado y de que las empresas iban a pelearse por una tajada del pastel de 700.000 millones de dólares, y eso es lo que estamos viendo”, agregó Ikenson.

La Casa Blanca se ha mostrado reticente a auxiliar a empresas ajenas al sector financiero, y varios republicanos, entre ellos el legislador Spencer Bachus, temen que más empresas se pondrán en cola para pedir ayuda

El experto criticó las voces “alarmistas” que vaticinan el colapso de los Tres Grandes, como advirtió la semana pasada un informe del Centro para la Investigación Automovilística, de Ann Harbor (Michigan).

Eso no sucederá, según Ikenson, y la alternativa es permitir que GM se vaya a la quiebra y se haga una evaluación exhaustiva de las operaciones del sector.

“Los tres no caben en el salvavidas y el dinero que se entregue a los tres fabricantes no aliviará a largo plazo sus problemas…vendrán por más”, puntualizó.

Por su parte, Douglas Baird, profesor de la Facultad de Leyes de la Universidad de Chicago, dijo a la cadena pública NPR que GM tiene que confrontar sus problemas financieros y que un rescate no será necesariamente una “varita mágica”.

El balón de oxígeno que debate el Congreso duraría poco y GM, señaló Baird, afronta dos problemas “gigantescos”: no parece que podrá cumplir con sus obligaciones a sus acreedores y jubilados y es un problema que arrastra desde hace décadas.

“No hay nada en un rescate del Gobierno o en una declaración de bancarrota que vaya a corregir los problemas económicos subyacentes de una empresa”, explicó Baird.

A manera de ejemplo, señaló que “si un restaurante sirve mala comida ningún rescate la convertiría en algo bueno y lo mismo sucede con otras empresas”.

El Congreso afrontará el quebradero de cabeza del sector automotriz la próxima semana, cuando estudie sendas propuestas demócratas para socorrer a las empresas de Detroit.

Obama no toma posesión sino hasta el próximo 20 de enero y en la abreviada sesión postelectoral, conocida en inglés como “lame duck”, los demócratas tienen una exigua mayoría en el Senado.

Mientras, los Tres Grandes esperan que se produzca un milagro.

Senado de EE.UU. debatirá el lunes el plan de ayuda para el sector automotriz.

El Senado de EE.UU. debatirá el próximo lunes un plan de préstamos de emergencia por 25.000 millones de dólares para la industria automotriz, que sometería a votación dos días después, dijo hoy el líder de la mayoría en la cámara alta, Harry Reid.

Los demócratas del Senado encabezan una campaña de persuasión para conseguir el suficiente número de votos para la aprobación del proyecto de ley, que ha encontrado oposición entre algunos republicanos y afronta el escepticismo de la Casa Blanca.

Sin embargo, el presidente del Comité de la Banca del Senado, el demócrata Christopher Dodd, reconoció el jueves en declaraciones a los periodistas que, por ahora, el plan no cuenta con los votos mínimos necesarios para su aprobación en el Congreso.

A pesar de esto, el senador demócrata Carl Levin, que representa el estado de Michigan, confía en que el plan conseguirá “apoyo bipartidista” para salir al rescate de la industria automotriz.

El estado de Michigan, sede de los tres fabricantes de automóviles, es el que podría salir perjudicado con el eventual colapso de alguno de los Tres Grandes de Detroit.

Los tres fabricantes de automóviles llevan a cabo una intensa campaña de presión frente al Congreso para que se otorguen ayudas al sector, en momentos en que la crisis económica ha afectado la concesión de préstamos para la compra de vehículos

La oficina de Reid ha dicho que el senador de Nevada no quiere esperar hasta la entrante 111 sesión legislativa, cuando los demócratas tendrán una abultada mayoría en ambas cámaras del Congreso, como ha sugerido Dodd.

Reid reconoce que nada podrá salir a flote en el Congreso sin el apoyo de la bancada republicana, según dijo anoche su portavoz, Jim Manley.

De acuerdo con fuentes legislativas, la ayuda para General Motors (GM), Ford y Chrysler saldría del plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares que el Congreso aprobó el mes pasado.

Pero, en la Casa Blanca y en los corredores del Congreso hay escepticismo en torno a la idea de tirar un salvavidas a empresas ajenas al sector financiero.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Mitch McConnell, por ejemplo, prefiere que el Congreso modifique un programa de préstamos por 25.000 millones de dólares que aprobó el mes pasado, de tal manera que se agilice el desembolso del dinero destinado al sector automotriz.

En el lado de la Cámara de Representantes, el líder de la minoría republicana, John Boehner, se opone a la propuesta demócrata porque considera “injusto” que el Gobierno invierta millones de fondos federales sin garantías de que el sector automotriz realice las debidas reformas para mejorar su competitividad.

En la composición actual del Congreso, los demócratas no tendrían obstáculos para aprobar el plan de préstamos de emergencia, porque tienen una amplia mayoría.

En el Senado, sin embargo, tienen una exigua mayoría y con la salida del presidente electo, Barack Obama, que se hará oficial este domingo, la cifra sería de 50-49.

Vía EFE

Fuente: Economista24

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s