La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog

Casa Blanca recomienda quebrar a General Motors, Ford y Chrysler

Deja un comentario


18/12/2008

AFP PHOTO/Karen BLEIER

La Casa Blanca se plantea una quiebra controlada de las grandes empresas automovilísticas de EEUU como una manera de salvar el sector, sumido en una grave crisis debido a la drástica caída de las ventas.

En su rueda de prensa diaria, la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, afirmó que van “a hacer algo”, pues el Gobierno quiere evitar un “colapso caótico” de las automovilísticas.

El presidente de EEUU, George W. Bush, se expresó en términos similares hoy cuando durante una intervención en el Instituto Estadounidense de la Empresa dijo que estaba preocupado por un “colapso incontrolado” de los fabricantes de automóviles.

Bush afirmó que el estadounidense medio “realmente saldría dañado” por la caída de los fabricantes y añadió que en este asunto tiene “una obligación” con su sucesor.

“No creo que sea una buena política arrojarle una crisis” en su primer día de trabajo, argumentó.

Por su parte, Perino declaró que la Casa Blanca está “muy cerca” de llegar a una decisión sobre la concesión de ayudas económicas a los fabricantes de automóviles, pero se negó a ser más específica.

Es la primera vez que la administración de Bush admite públicamente que está considerando la quiebra de uno o varios de los “Tres Grandes de Detroit” (General Motors, Ford y Chrysler), a pesar de las advertencias de que el cese de actividades de uno de ellos ocasionará graves pérdidas económicas y laborales.

Las palabras de Bush y Perino se producen un día después de que Chrysler anunciara que dejará de producir vehículos en Norteamérica durante un mes, desde mañana hasta el 19 de enero, como consecuencia de la caída de la demanda de sus productos.

La decisión de Chrysler provocará el parón total de las 30 plantas de producción (desde las de montaje hasta fábricas de motores, transmisiones y estampado) que el fabricante tiene en Estados Unidos (22), México (5) y Canadá (3).

El segundo fabricante estadounidense de automóviles, Ford, que se encuentra en mejor situación financiera que GM y Chrysler, también dijo que durante tres semanas 10 de sus 12 plantas de montaje en Norteamérica detendrán sus actividades, al extender una semana las tradicionales vacaciones navideñas.

A principios de noviembre un estudio indicó que Estados Unidos perdería tres millones de empleos si los “Tres Grandes de Detroit” cesan sus operaciones.

En caso de que solo uno de los “Tres Grandes” desaparezca, las pérdidas de empleos sumarían 2,4 millones de personas en 2009 y las económicas 125.000 millones de dólares. En 2011, las pérdidas laborales se reducirían a 1 millón de puestos.

Bush quiere evitar dejarle una “gran catástrofe” a Obama con automotoras

El presidente estadounidense, George W. Bush, dijo el jueves no querer dejarle una “gran catástrofe” a su sucesor, el presidente electo Barack Obama, con un colapso de la industria automotriz.

En momentos en que se espera una decisión sobre lo que podría hacer el gobierno para ayudar a los constructores de automotores amenazados por la bancarrota, Bush reiteró que su decisión será guiada por el rechazo a una quiebra no controlada, además de su negativa a derrochar dinero público.

“Francamente, hay otra consideración, lo que considero una obligación hacia mi sucesor (…) Yo creo que es buena política no dejarle una gran catástrofe” en su primer día de presidencia, dijo Bush.

El mandatario dijo no haber tomado todavía una decisión sobre lo que hará su gobierno en relación a los constructores de automóviles.

Más temprano la Casa Blanca había declarado que la quiebra es una de las opciones en consideración por la administración.

Una declaración de quiebra controlada figura entre “un abanico de opciones” examinadas por la administración, dijo la portavoz de la Casa Blanca Dana Perino.

“Estamos muy cerca” de la decisión, dijo Perino, sin dar más detalles.

Perino reiteró que una declaración de quiebra incontrolada “no es una opción” para el presidente Bush. Pero esta es la primera vez que este gobierno dice explícitamente que una declaración de quiebra controlada es una de las opciones consideradas.

Una quiebra no controlada tendría consecuencias “terribles” para una economía estadounidense que ya está mal y que no podría soportarlo, dijo Perino a la prensa.

En cambio, “podemos optar por una quiebra de manera ordenada y favorecer una estabilización menos brusca”, agregó.

El gobierno de Bush vio fracasar la semana pasada un plan para salvar a los fabricantes de automotores que negoció en el Congreso. El gobierno está decidido a encontrar otras soluciones y estudia los medios para intervenir, tratando de establecer con cuánto dinero y en qué condiciones.

Con información de EFE y Agence France-Press

Fuente: Economista24

Anuncios

Autor: donquijote2000

Abogado, Especialización en Derecho Económico Internacional. Experiencia en Banca como Director, Consultor Jurídico, Compliance Officer in Anti-Money Laundering, Director en Hoteles y Asesor en Finanzas tanto en el sector Público como Privado. Por último, cansado de tantas mentiras o medio verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s