La Economía de los no Especialistas

Just another WordPress.com weblog


Deja un comentario

Recomencemos con las Finanzas Personales

apple and booksHace un buen tiempo ya, publiqué un pequeño post dedicado a las personas que intentarían comenzar un proyecto de vida juntas. Matrimonio o no, para mí el vivir y compartir nuestra vida con otra persona asume un reto y responsabilidad sin precedentes no solo en el amor, familia y todo lo demás que ya sabemos, sino también en la economía y finanzas familiar.

Atención!, el amor con hambre no dura. Y en muchos casos esa máxima pareciera ser verdad.

A continuación les damos,algunas sugerencias que ya publicamos, pero que mantienen el auge que tenían en este mundo actual; recuerden que la riqueza no es cuanto dinero hemos acumulado, es la posibilidad de ser “libres financieramente hablando”:

1. Comunicación. Ella es la base de todo

Tienen que tener metas comunes, es imposible que salgan adelante con objetivos disímiles, objetivos que pudieran significar, entre muchos: la casa donde vivir; los hijos que van a tener; los muebles, viajes, salud, enfermendad, etc. Es por ello muy aconsejable hacer un pequeño y modesto plan financiero para buscar la manera de como llegar a esos objetivos comunes, o por lo menos saber si son realistas o no.

2. Ahorrar en la medida de nuestras posibilidades, pero hacerlo

Después de tener los objetivos claros, pues hay que ahorrar para llegar a ellos. No hay que pensar que ellos se lograrán en dos días, pueden ser años, pero por algún lado hay que comenzar, verdad?. No hay que pensar en ahorrar grandes sumas, aunque ellas sean modestas hay que darlas. Muchos expertos sugieren ahorrar entre un 5 y 10% de nuestros ingresos. Yo digo que dependerá de su constancia y de sus gastos.

3.- Tomen en cuenta los Imprevistos

Les puedo asegurar que nunguna inversión es buena sino se cuenta con un seguro que permita minimizar las potenciales pérdidas, sino pregunten a quien sabe. Por ello, sugerimos tener un apartado dinerario  equivalente a algunos meses de nuestro salario (ustedes pueden establecer el número), para los imprevistos; ellos siempre están potencialmente listos para arruinarnos los sueños. De allí que ser cuidadosos permitirá capear el temporal que un imprevisto supone, tales como pudieran ser una enfermedad, accidente vial, etc.

4.- Cuidadito con las deudas fáciles.

Las tarjetas de crédito y los créditos al consumo son un peligro potencial. Si caemos en la tentación, no nos quejemos después cuando veamos como nuestros recursos ser van directo para el pago de esas deudas. Las tarjetas de crédito bien administradas pueden ser una herramienta poderosa o nuestra mejor aliada.

5.- Pensemos en la Educación de nuestros hijos

Si planean tener hijos, también piensen cuántos van a tener y en su educación universitaria. Hay buenos instrumentos financieros que ayudarán en esa tarea.

6.- Cuidado con nuestra vejez ya que no seremos eternos

Si bien a muchos no les gusta la idea llegar a la tercera edad, ésta tarde o temprano nos alcanzará. Por ello sugerimos comenzar a pensar en un plan de retiros que le permitan comodidad financiera para esa etapa. Los gastos en salud con casi seguridad aumentarán, y si no nos protegemos, quién lo hara?.

Estos son apenas algunos tips que queremos compartir con Ustedes. Pero recuerden algo, su activo má s valioso es su inteligencia; si obran con coherencia y constancia, chévere, sino, no le hechen toda la culpa a los demás, Ustedes son los primeros responsables de sus actos.

Saludos

Anuncios


2 comentarios

El consumidor, víctima de gobiernos y empresarios

Excelente, la educación en este tema de las finanzas es mi principal objetivo; es la mejor arma de defensa. Lean este interesante artículo de opinión.

Saludos.

El consumidor, víctima de gobiernos y empresarios

(Créditos: Archivo)

“21/07/2011 03:21:02 p.m. | Boris Ackerman Vaisman.- El mecanismo para defendernos de los abusos del sector privado y funcionarios públicos es la presión social, la defensa efectiva de la verdadera libre competencia
En la línea del frente entre las pésimas leyes creadas por malos gobiernos, en los que funcionarios arbitrarios buscan controlar la vida de las personas, regulando hasta la manera de andar, y algunos empresarios poderosos que solamente se conforman con márgenes astronómicos de beneficios, se encuentra el consumidor, es decir, usted.
Amigo lector, no es sino usted quien termina siendo la víctima que siempre paga los platos rotos, el débil del juego.
Al final de toda la diatriba, tanto el empresario inescrupuloso formal, informal o mafioso, como el funcionario corrupto, terminarán llegando a condiciones perversas para la mayoría. Estas condiciones sin duda traerán enormes beneficios a unos pocos y harán que quien verdaderamente se esfuerza por ganarse el pan de cada día termine pagando por esos beneficios.
Hoy queremos explicarle estos perversos mecanismos.

¿Qué busca el empresario mercantilista?
Muchos empresarios tienden a escudarse en una supuesta libertad de mercado y en la defensa del empleo cuando lo que en realidad plantean son medidas de protección que los dejen multiplicar sus ganancias. ¿Cómo lo hacen? En general, son muchas las prácticas y todas son bastante dudosas desde el punto de vista ético. Algunas de dichas prácticas son la limitación de la competencia, la escasez artificial, los monopolios de sistemas productivos, el control de redes de comercialización (roscas), el acceso a determinados insumos claves, tecnologías o formulaciones exclusivas, etc.
En realidad, todas esas prácticas monopólicas y oligopólicas son mecanismos que buscan lograr que unos pocos se queden con una gran parte de la riqueza que la sociedad genera y, claro está, maximizar los beneficios de esos pocos.
Para eso, individuos con gran afán de lucro se integran en gremios, defienden prácticas que bloquean los cambios en gustos y tecnologías, exigen y luchan de manera despiadada para que no exista verdadera libertad de mercado y aplastan con diversos mecanismos a cualquier competidor que quiera aprovechar las oportunidades causadas por los amplios márgenes que dejan las estructuras poco competitivas.
Si, por ejemplo, surge un nuevo competidor, lo desmeritan, le bloquean su acceso a los mercados, crean modelos en donde se obligue a nuevos entrantes a solicitar permisos y licencias casi imposibles de obtener.
En un medio así, el consumidor termina pagando los platos rotos, al depender de pocos oferentes demasiado costosos.

¿Realmente el regulador nos protege?
Piénselo un poco, si los reguladores nos protegieran, los países con mayores niveles de regulación serían los de mayor nivel de bienestar. Lamentablemente, no es así, mientras más regulaciones existan, peores serán las condiciones de la gente, más se dificultará todo, más se promoverán las nuevas iniciativas y más compleja terminará siendo la vida para el ciudadano común.
El regulador y las regulaciones tienden a impedir transacciones comerciales aun cuando ambas partes estén conformes, a limitar el tránsito de mercancías y a regular en ciertos casos los precios a niveles sin sentido, en los cuales los oferentes simplemente se abstienen de participar en los mercados.
Por otra parte, mientras más herramientas de presión y capacidad sancionatoria posea quien regule o supervise, más posible será que este individuo empiece a forzar al comerciante o empresario y le exija dinero a cambio de eliminar o minimizar sanciones.
Claro está, ese dinero adicional será cargado por el empresario al precio del producto y todos los consumidores terminarán siendo más pobres, mientras que funcionarios inescrupulosos multiplicarán sus haberes.
La particular regulación de los márgenes de beneficios puede tener diversas consecuencias, según el tipo de actividad:
Si se trata de una actividad cuyo margen de beneficio es normalmente mayor al regulado, en el corto plazo quizás el proveedor siga ofreciéndola, pero seguramente evitará realizar nuevas inversiones y claramente el servicio o el bien ofrecido sufrirá una severa degradación.
Si se trata de nuevas actividades o actividades inexistentes, es muy posible que el emprendedor se abstenga de iniciarla sobre todo si su percepción de riesgo es alta y el margen que fije la regulación no es consistente con lo que espera ganarse.
En ambos casos, se reduce el empleo, se deterioran los servicios y no entran al mercado nuevos competidores, todo eso causa el empobrecimiento y la falta de opciones para consumidores, profesionales y personas trabajadoras.
Si ya sabemos que los empresarios pueden ser inescrupulosos y los funcionarios no nos ayudan mucho, entonces ¿qué podemos hacer para defendernos?
El mecanismo para defendernos de abusos de empresarios y funcionarios es la presión social, la defensa efectiva de la verdadera libre competencia, la exigencia en cuanto a estándares de calidad y, claro está, tomar una postura que demande transparencia.
El consumidor debe comenzar a tener un rol activo cada vez más crítico, menos crédulo, debe aprender a abstenerse de consumir si algo está demasiado caro, y además, tiene que denunciar prácticas poco éticas como ventas condicionadas o mecanismos de mercadeo que manipulen o fuercen las compras.
Finalmente, como reflexión, lo correcto es considerar que lo único que protege a la gente y construye sociedades más justas es la competencia, mercados en donde existan muchos oferentes y precios competitivos. Es así como las políticas públicas en vez de ponerles camisas de fuerza a los empresarios, deberían más bien facilitar que nuevos competidores salgan a ofrecer bienes y servicios, incentivándolos con tasas de impuestos más bajas, acceso a créditos, formación, información y facilitando la creación de redes.
En la medida en que el estado se dedique a perseguir y controlar la actividad empresarial, el resultado será el empobrecimiento de los más débiles, la falta de nuevos competidores y la carencia de oferta, con el muy posible enriquecimiento súbito de empresarios y funcionarios inescrupulosos. Si, en cambio, se fomenta la actividad empresarial, toda la sociedad comienza a estar un poco mejor.”

Fuente: El mundo. Economía & Negocios


Deja un comentario

Mi primera clase de economía

Interesante Artículo publicado en el excelente portal de Banca & Negocios. Hay que leerlo. Disfruten.

Saludos

 

“Viernes, 05 de Agosto de 2011 08:16 AM

 

Mi primera clase de economía

Roberto disfrutó uno de los regalos que más había ansiado. Un BlackBerry. Y no fue un gusto que le dio su papá o el Niño Dios. Se lo dio el mismo con lo que ahorró durante cierto tiempo de su merienda. Es una lección de vida y valores.

¿Desde cuándo darles dinero a los hijos? ¿Cuánto y con qué frecuencia? Una lección de vida y valores.

Por supuesto que al final, los padres de Roberto le dieron el último empujón para que completara el dinero que le faltaba para su BlackBerry.

Guardar casi completo el dinero que sus papás le dieron cada semana a Roberto fue un esfuerzo que para él valió la pena. "Le decía a mis amigos que mejor alquiláramos una película y la veíamos en mi casa para así ahorrarme también lo de la cotufa y el refresco. Y para el colegio llevaba diariamente algo de la casa", dice Roberto.

Como casi logró la meta, su papá y su mamá quedaron un poco preocupados. "No sé, le damos mucho. Hemos hablado con otros papás y mamás y algunos no les dan sino cuando salen y otras les dan mucho más", dice Pedro y Maria Elena.

Saber cuánto dinero darles y desde qué edad es una pregunta que ronda la cabeza de los padres, especialmente si sus hijos son adolescentes.

Luisa Arismendi, mamá de tres niños, no les da mucho porque todavía no tienen tantas necesidades. "Con todo y eso siempre están diciendo que no les alcanza. A Kristel, que tiene 11 años, le doy 25 bolívares diarios. La merienda la lleva de la casa y le doy una tarjeta de celular de 20 mil bolívares. A Michelle, que tiene 15 años, le doy 40 bolívares diarios. Si va a ir al cine, le pagamos la entrada. Y le pago el celular que tiene 100 minutos libres al mes. Y a Juancho, de 6 años, como ya lo dejan comprar en la cantina del colegio, le doy cuando me pide para comprar cualquier cosa que le gusta, dado que se lleva su comida completa de la casa y entre los abuelos y los tíos cada uno recibe de regalos unos 150 bolívares mensuales”.

Como no tienen tanto en qué gastar, lo que les sobra lo van guardando para comprarse un antojo como algo de ropa.

Acerca desde qué edad darles y la cantidad adecuada no hay nada escrito ni probado. Lo cierto es que depende de la edad del pequeño, de su madurez y de la situación económica de la familia.

Según la sicóloga familiar, María Alejandra Granadillo, después de los cinco años, los niños ya tienen la capacidad de aprender el valor del dinero, pues manejan conceptos de cantidad y número, reconocen las diferentes denominaciones de monedas y billetes y entienden cuánto tienen y para qué alcanza.

CLASE DE ECONOMÍA Y VALORES

Pero no se trata de entregarles el dinero para que gasten y ya. Es una oportunidad para enseñarles, no sólo cosas prácticas como principios de matemáticas (sumar y restar), también valores y de paso, ir inculcándoles nociones de economía, porque esta no es una ciencia oculta que sólo entienden los economistas y los ministros de hacienda, sino una actividad diaria en la cual participamos todos.

Estas primeras lecciones son fundamentales para que ellos aprendan a manejar el dinero para el resto de su vida.

En un principio, sólo hay que darles estrictamente lo que necesitan. "Se pueden tomar por costumbre que los viernes tienen 150 bolívares, por ejemplo, para una pizza y un refresco", dice la sicóloga Maritza Certad.

Luego se les puede ir dando una cantidad fija cada semana, luego cada 15 días y finalmente al mes, lo que los enseñará a ser organizados en sus gastos, a ahorrar y a establecer prioridades.

"Hay que enseñarles el valor del dinero. Tiene un uso de placer (comprarme lo que me gusta), uno de consideración con el otro (comprar un regalo), uno reparador (reponer lo que dañé o boté) y el de ahorro", comenta Maritza.

Al momento de establecer la cifra se debe acordar mutuamente qué gastos fijos y necesarios incluye: merienda, recreación (cuántas salidas y a dónde), materiales escolares, etc.

Así mismo, si en esa suma entran los regalos que va a dar a un amigo, hermano o familiar por cumpleaños o día de la madre. Es importante que aprenda a regalar, a compartir. Por ejemplo, si un compañero no tiene para la merienda, que lo pueda invitar. O si está enfermo o pasando por un mal momento darle un chocolate. Así también va aprendiendo a compartir y a ser solidario.

Con el dinero no solo se aprende el valor monetario de las cosas, también el esfuerzo por conseguirlas. A los niños hay que hablarles de cómo se consigue el dinero, para que no les pase como a Juancho, que cuando su mamá le decía que no había dinero para lo que quería, él, muy naturalmente le decía que fueran al cajero a sacar más. Se les debe inculcar la importancia del trabajo, que la plata no se consigue fácilmente y que por eso hay que saberla gastar.

De paso se le debe enseñar a ser honrado. Que no debe tomar dinero de otra parte o persona; si hizo un encargo, que entregue el vuelto; si le dieron de más en la devolución, que no se quede con el excedente.

Al mismo tiempo hay un tema importante de responsabilidad: enseñarle a guardar el dinero en un lugar seguro (una alcancía o el banco) para no perderlo, no gastarlo antes de tiempo, no derrocharlo.

Si lo extravía o lo gasta en un sólo día no es conveniente reponérselo. Es mejor revisar con él qué pasó y tomar medidas para que no vuelva a suceder.

CUENTAS CLARAS

SUMAS Y RESTAS

* Aproveche los días de compras para enseñarle a su hijo cuánto valen los artículos que llevan a la casa.

* No lo recompense por todo con dinero, después no hará un favor sino es por algo a cambio.

* No recompense aquellas cosas que son su deber hacer como las tareas, arreglar su cuarto o guardar su ropa.

* Enséñele que el dinero es bueno para gastarlo, entre otras cosas, con quienes estima. Así no se volverá tacaño y acumulativo sin más objetivo que atesorar.

* Hay que incentivarlo a que ahorre con un objetivo claro y a corto plazo.

* Si quiere un juguete, algo de ropa, un accesorio o un paseo, se le pueden proponer actividades extras para que gane el dinero que necesita.

* Si la familia pasa por un mal momento económico hay que contarle para que colabore y entienda las restricciones.

Análisis realizado por Aristimuño Herrera & Asociados”

Fuente: Banca & Finanzas


Deja un comentario

10 pasos para tener unas finanzas sanas

Wall-Street-Bull 29 de octubre de 2008

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — Administrar tus finanzas personales es crucial para evitar descalabros económicos, más aún en tiempos de crisis como los que se vive en la actualidad.

Y es que la incertidumbre financiera no es un tema ajeno a la economía familiar, ya que los impactos repercuten directamente en tu bolsillo.

Así que antes de que ‘la crisis te alcance (o te rebase)’, sigue estos consejos que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) da para mantener tu economía a flote.

  • Primero lo básico: prioriza tus necesidades para comprar sólo lo que realmente necesita tu familia. Cada individuo tiene necesidades propias, por lo que es necesario analizar  y ordenar los gastos según su importancia, identificando aquellos que son indispensables. Analiza si loq eu comprarás, a crédito o de contado, es realmente necesario.
  • Siempre compara: Compara precios y calidades con objeto de aprovechar la competencia entre proveedores. La investigación previa es básica para realizar una buena compra, lo que requiere tiempo, con la posibilidad de identificar ofertas o promociones de los artículos a adquirir.
  • Primero liquida las deudas: lo mejor es hacerlo siempre a tiempo para evitar que ‘te coman’ los intereses. Profeco aconseja liquidar el saldo de las tarjetas de crédito en la fecha que indica el estado de cuenta, para así construir un buen historial crediticio.
  • Ahorra en la medida de lo posible, para obtener un mejor provecho de tus ingresos en el futuro. Fomentar la cultura del ahorro es un trabajo en equipo en el que debe participar la familia.
  • Sé objetivo: lo mejor es establecer metas realistas para identificar deseos posibles. Fija un objetivo específico, factible de medir y con una fecha de cumplimiento para alinear el esfuerzo financiero, lo que te permitirá tener unas finanzas sanas y no tener sobresaltos.
  • Que no te controlen los impulsos: haz un gasto consciente y evita las compras por impulso. No planear el uso del ingreso puede provoca gastos innecesarios que desajusten las finanzas familiares. Lleva cada gasto a nivel consciente, cuestionando si lo que se vas a comprar tiene o no una razón de ser.
  • Utiliza el crédito a tu favor, no adquieras deudas que no puedas pagar. El crédito y las tarjetas de crédito son muy útiles para adquirir bienes o servicios que difícilmente se pueden comprar en efectivo, pero se utilizan de manera irracional se pueden convertir en un problema. Conoce el Costo Anual Total (CAT)  de cada una para que puedas darles un mejor uso.
  • Reduce deudas a fin de no destinar una parte importante de tu ingreso a su pago. Para diseñar una buena estrategia de reducción de deudas es necesario identificarlas y, si es el caso, reconocer que existe un problema.
  • Analiza tus finanzas familiares con objeto de elaborar un presupuesto que te permita cumplir tus metas. Conocer ingresos, gastos, activos, deudas y ahorros permitirá el mejor aprovechamiento de los recursos, los cuales siempre son limitados.
  • Elabora un plan de gastos con la finalidad de ajustar tus desembolsos para distribuir los ingresos de forma que se satisfagan las necesidades de la familia y de ti mismo.

Fuente: CNNExpansión


Deja un comentario

Trucos para mejorar la salud de las economías domésticas

AGENCIAS – 24/10/2008

casa-billetes.jpg

Para las memorias frágiles que olvidan que la mejor inversión es el primer ahorro, aquí les presentamos una serie de consejos de ayer, hoy y siempre para no dejar nunca descuidadas las finanzas más personales, especialmente en época de crisis.

Olvide las cuestas de enero, septiembre y similares. Todo apunta a que los próximos tres años van a ser una cuesta empinada y continua para gobiernos, empresas y familias. Se imponen tiempos de austeridad y contención, tiempos de hucha y colchón. ¿Por qué no empezar con lo más simple? Muchos disgustos con la subida del euribor se hubiera ahorrado más de una familia si en su día (cuanto los tipos coqueteaban con el 2 por ciento) hubieran cumplido con la norma número uno en materia de hipoteca: que la cuota mensual no se coma más del 40 por ciento del presupuesto familiar al mes. No es más que un ejemplo.

Grano a grano…

Alguna de las medidas de contención del gasto doméstico quizá representen un porcentaje de ahorro ínfimo, del orden de un 5 ó 10 por ciento mensual o incluso anual, pero no hay que olvidar que el ahorro y la austeridad no se basan en acciones puntuales, muy por el contrario, sino en auténticos hábitos adquiridos. Es entonces cuando de cada decisión de gasto se empiezan a sopesar pros y contras, a distinguir la inversión del mero gasto, a formar del grano la montaña.

ENERGÍA

Potencia adecuada: Una de las medidas más eficaces de ahorro energético es elegir una potencia adecuada a las necesidades y, en caso de duda, optar por una inferior. Para un hogar medio, pasar por ejemplo de 4,6 kWh (kilowatios hora) a 3,45 supone un ahorro de unos 28 euros al año. Imagine el promedio de recorte si se trata de una empresa o despacho. Aprovéchese de la atención al cliente de su compañía para hacer el cálculo.

Hágase la luz: Unos de los grandes gastos energéticos en el hogar o la oficina es el de la iluminación, que supone el 18 por ciento del total. El ahorro que pretende conseguir Industria sustituyendo todas las bombillas convencionales por las de bajo consumo resulta evidente ante este dato: sólo cambiando las seis luces de una habitación supone un ahorro anual de entre 21 y 48 euros.

La buena temperatura: Ni frío ni calor, todo sea por la economía. Cada grado menos al regular el termostato conlleva un ahorro de 40 euros al año. Lo que aconseja la salud es mantener una temperatura de 20 grados en invierno. Si normalmente tiene el termostato a 23 grados y lo baja tres, estará ahorrando un 8 por ciento en energía. Si durante la noche, lo cambia a 16 grados, el recorte del gasto pasa a ser del 13 por ciento.

Aislar para no derrochar: Más allá de la calefacción, la mejor forma de ahorro pasa por instalar aislante térmico en el inmueble, que reduce el consumo en energía en un 30 por ciento. Los materiales aislantes pueden aplicarse a muros exteriores, techos o cubiertas, entre otros elementos, pero requieren en todo caso obra nueva o rehabilitación. Sin embargo, desde el Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) aseguran que la inversión se recupera entre los cinco y los siete años gracias a los ahorros conseguidos. Por si fuera poco, existen ayudas públicas que cubren alrededor del 20 por ciento del gasto en obra.

El ‘stand by’, a raya: El que consideran consumo invisible engulle directamente el 10 por ciento del consumo energético del hogar. ¿Se planteó alguna vez que la lucecita roja que quedaba encendida en su televisión durante la noche suponía tal despilfarro? Lo mejor, en cualquier caso, es desenchufar directamente todo aparato que no esté en funcionamiento (incluidos los cargadores de batería para móviles); para facilitar la operación nada mejor que una regleta de varios enchufes.

Informática eficiente: La impresora es uno de los aparatos más derrochadores: mantenerla encendida llega a consumir lo mismo que un microondas en continuo funcionamiento. Una CPU, o unidad de disco duro, consume entre 5 y 10 watios, el monitor, sin embargo, entre 25 y 60. Si tiene aplicaciones abiertas que no interesa cerrar y prevé dejar de trabajar unas horas, puede apagar sólo el monitor. También se ahorra optando por ampliaciones de memoria RAM para amortizar la vida útil del disco duro.

HOGAR

Electrodomésticos sobresalientes: El 34 por ciento del consumo energético en las viviendas proviene de los electrodomésticos, según datos de Repsol. Por eso, en la compra de un nuevo aparato de línea blanca (o incluso de la marrón, que ya incorpora estos parámetros de eficiencia) hay que optar, siempre por la clase A. Sustituir un frigorífico de clase C por uno de clase A ++ supone un ahorro de 340 euros durante la vida útil del electrodoméstico. Por no hablar de que estos aparatos incorporan sistemas económicos que en lavavajillas y lavadoras reducen hasta un 40 por ciento el gasto de energía, según estudios de la OCU.

Olla exprés, siempre: En su día fue un elemento de menaje cuestionado pero los nuevos modelos permiten tiempos de cocción muy cortos sin pérdida alguna de las prestaciones culinarias, que suponen un importante ahorro en energía.

El horno, ése gran derrochador: Cada vez que abre la puerta del horno, se pierde, como mínimo, el 20 por ciento del calor acumulado en su interior. Y aunque no sean aparatos exactamente análogos, decantarse por el microondas en lugar del horno supone hasta un 70 por ciento de ahorro energético.

El fontanero, una buena inversión: Una buena revisión de fontanería en su momento evita despilfarros. El simple goteo de un grifo del lavabo implica perder 100 litros de agua al mes. Si al mismo tiempo coloca en éstos reductores de caudal (o aireadores) ahorrará hasta un 50 por ciento de consumo de agua. Además, sepa que una ducha consume cuatro veces menos de agua y energía que un baño.

La colada ahorrativa: Hay modelos de lavadora con programas de media carga que reducen el consumo de energía, pero también las hay con sonda de agua, que miden la suciedad del agua y no la cambian hasta que sea necesario hacerlo, reduciendo asimismo el consumo. Use descalcificantes para prolongar la vida útil de este aparato.

El consumo general, controlado: Desde principios de este año, es obligatorio el uso de controladores de electricidad en los hogares británicos. Estos dispositivos ofrecen información en tiempo real del consumo de kW, coste en euros y acumulación de consumo en kW. Según los fabricantes, el rango de ahorro que ofrecen se sitúa entre un 3 y un 25 por ciento.

FINANZAS

Primer paso: el presupuesto. Establezca un presupuesto mensual y enfréntelo a sus gastos reales, discriminando deuda. Observe dónde está gastando de más y tómelo en cuenta para el mes siguiente. Incluya una meta de ahorro en el presupuesto (no menos del 10 por ciento y alrededor del 20) así como objetivos concretos: automóvil nuevo, gastos futuros en educación, entre otros.

Vigile la TAE: Vigile el rendimiento neto de sus productos financieros (TAE o Tasa Anual Equivalente). Una cuenta corriente es algo idóneo para gestionar los pagos y cobros, pero pocas remuneran el saldo depositado en ellas o si lo hacen es aplicando unos tipos de interés muy reducidos. Como resultado, con algunas de estas cuentas los rendimientos netos llegan a ser nulos o negativos, llegándose a perder dinero.

Pensiones, si o no: Pese al momento financiero que vivimos, en general hay unas normas básicas a la hora de suscribir un plan de pensiones: si le restan muchos años en el horizonte de su jubilación, mínimo unos 20, puede dedicar un 60 por ciento del ahorro a renta variable, y el resto, a un plan fijo a largo plazo. Una opción intermedia, 15 años de horizonte, lo óptimo es 45 por ciento, variable, 55 por ciento, fija. Con menos de 10 años, se puede dedicar un 30 por ciento a la renta variable y un 70 por ciento a la renta fija. Si su perfil es conservador, con un horizonte cercano a la jubilación, dedique sus ahorros a la inversión en renta fija a corto plazo.

Tarjetas de crédito, sí pero… El beneficio más evidente de las tarjetas de crédito es la posibilidad de acceder a un dinero del que realmente no se dispone sin tener que solicitar un préstamo y en tiempo real: al momento. Sea racional en su uso ya que pueden invitar al descontrol financiero, es lo que de hecho más se critica de estos productos. Tenga en cuenta que una vez se supera el dinero disponible en la cuenta o que se incurre en el impago de una de las cuotas es cuando empiezan a correr los intereses de estos créditos, que además generalmente son mayores que los de los préstamos personales.

Aligerar el peso: Si quiere aligerar el peso de su hipoteca, lo mejor es hacerlo vía plazo y no cuota, supone un esfuerzo extra para ingresar una determinada cantidad no prevista (hasta 9.000 euros por titular, si quiere desgravar IRPF), y quizá el pago de la comisión de marras (si es que la tiene y no la negoció en su día) pero a cambio se ahorrará un buen pellizco en interés pagado a la entidad.

Si se atreve con la bolsa… Ni que decir tiene que estos tiempos es arriesgada la inversión en bolsa, la más rentable a largo plazo, pero también la más expuesta a pérdidas de patrimonio. Es cuestión de sopesar los pros y contras. Si su perfil es conservador, puede dedicar hasta un 5 por ciento del total de su dinero.

TRANSPORTES

Conducción inteligente: Mantener una velocidad regular hace reducir el consumo de forma automática. Siempre que no comprometa la seguridad de la conducción, evite todo lo posible acelerones y frenazos. Para evitar usar el pedal del freno, reduzca velocidad, frene con el motor, desacelere de forma natural y levante el pie a 100 metros de los semáforos. Por otra parte, llegue cuanto antes a la quinta marcha, la de menos consumo, que puede poner a partir de 50 kilómetros hora. No revolucione el coche: hasta 2.500 rpm en un gasolina y hasta 2.000 rpm máximas, en un diesel.

Climatización natural: Los coches nuevos disponen de elementos que mejoran el confort del habitáculo, como el climatizador y el aire acondicionado, en modelos inferiores, pero sepa que incrementan el consumo hasta en un 20 por ciento. En trayectos urbanos o de corta duración, evite conectarlos abriendo la ventanilla, que sólo supone consumir un 5 por ciento.

Presión, sin exceso, sin falta: Vigile la presión de sus neumáticos. No sólo por seguridad: inferior en 0,3 bares a la recomendada aumenta el consumo hasta en un 3 por ciento.

‘Trastero’ alternativo: Evite convertir su maletero en un trastero adicional. Por cada 100 kilos de peso con los que lo llene, el consumo del coche aumenta un 5 por ciento. También conviene retirar las bacas si no se van a usar, aumentan el consumo entre un 2 y un 35 por ciento, según los modelos de vehículo.

El seguro, ni más ni menos: En general hay poca diferencia entre la prima que se paga por asegurar a todo riesgo un coche nuevo y otro que tenga varios años. Lo que determina el ahorro, además de las coberturas contratadas, es el porcentaje de bonificación acumulada, que puede hacer reducir el precio de la prima en un 50 por ciento máximo, según la compañía. La mejor receta para ahorrar con el seguro es la prudencia. Además, tenga en cuenta que aunque su coche sea nuevo, si duerme en el garaje, absténgase de un todo riesgo y opte por la franquicia. Raro será que los daños propios no pueda asumirlos con comodidad compartiendo el coste con su compañía. Tras cinco años, el seguro todo riesgo ya no resulta rentable.

TELEFONÍA

Vigile las condiciones de su tarifa: Es importante estudiar bien las condiciones de la tarifa que se contrata en cada momento. Y hacer un seguimiento de las mismas dado que en muchas ocasiones los operadores las modifican cumpliendo legalmente con informar al consumidor por medio de una factura o en un comunicado por su página web.

Valorar las ofertas: Las campañas promocionales de las operadoras de telecomunicaciones suelen incluir plazos de vigencia, lo que sucede hasta en un 70 por ciento de los casos, según una estimación de Baquia. Por esta razón, el ahorro obtenido durante esos cuantos meses puede perderse si la tarifa final no resulta adecuada y le obligan a mantenerla vigente varios meses más.

Perfil de usuario: La mejor forma de saber qué tarifas le conviene es hacer un estudio de qué usos de telefonía y datos conforman el 70 por ciento del coste bruto de la factura. Olvídese de tarifas promocionales que repercutan sobre porcentajes mínimos, como el 20 por ciento.

Servicios innecesarios: Hay que valorar la utilidad de servicios complementarios. En el caso del móvil, los mensajes de valor añadido recibidos, por ejemplo, pueden suponer en su conjunto hasta un 20 por ciento del coste anual en sus telecomunicaciones.

Tarifa plana poco estable: Hay que saber que las tarifas planas no son la panacea. Los operadores se rigen para el diseño de estas tarifas por el principio del Average Revenue Per User (ARPU) o rendimiento medio por línea, es decir, que una línea les proporcione una rentabilidad anual acorde con sus objetivos. Lo que buscan por tanto con determinadas ofertas de tarifa plana es asegurarse un mínimo de ARPU de modo que no incurran en pérdidas si se efectúa un consumo intensivo. Pruebe a saber con exactitud lo que gasta en llamadas locales y haga un promedio mensual, por ejemplo, antes de contratar un bono.

Reclamaciones efectivas: El sector de las telecomunicaciones es uno de los que más reclamaciones recibe. Una recomendación general para acelerar el procedimiento de queja: hacerse con el número de referencia.

Fuente: El Economista


Deja un comentario

La ‘inversión value’: por sexta vez en un siglo registra pérdidas por segundo año consecutivo

E. Sanz – 07/10/2008

warren-buffet Bancos que quiebran, entidades nacionalizadas, economías en o al borde de la recesión… La crisis económico-financiera estalló como una bomba en Estados Unidos hace algo más de un año y los devastadores efectos de su onda expansiva han socavado incluso los cimientos de una de las filosofías de inversión más sólidas y rentables en los últimos cien años: elvalue investing. De hecho, de todos los estilos de inversión, es el que arroja los peores resultados en 2007 y 2008.

“En el último año, las acciones del índice americano Russell-1000 –que incluye a las compañías de mayor capitalización- con los ratios más baratos, acumulan caídas interanuales cercanas al 70% y las caídas en 2008 de gestores valuelegendarios, como Bill Miller, Wally Weitz o Bill Nygren,son muy superiores a los retrocesos de los índices de referencia”, según los datos de Nomura Securities, facilitados a Cotizalia por Bestinver, la gestora del grupo Acciona que en España es el máximo exponente de esta filosofía de inversión.

Además, según un estudio de la gestora Brandes sobre 600 gestores americanos y 150 europeos al que ha tenido acceso Bestinver, los fondos con mejor rendimiento a 10 años están teniendo un diferencial negativo frente al mercado del -20% y -13% en 2007 y 2008, respectivamente. Es decir, dos ejercicios consecutivos de pérdidas. Algo que sólo ha sucedido en cinco ocasiones en el último siglo: durante la Gran Depresión (1929-1932), la Segunda Guerra Mundial (1939-1941), el embargo petrolífero a Arabia Saudí (1973-1974), el pinchazo de la burbuja tecnológica (2001-2002) y el colapso del mercado inmobiliario en Estados Unidos (2007-2008), según los datos de los economistas estadounidenses Eugene Fama yKenneth French.

Ni siquiera otras grandes crisis como la de finales de los 80, la asiática de 1997-1998, o la recesión de Estados Unidos entre 1990-1991, consiguieron que el value investing registrara dos ejercicios consecutivos de rentabilidades negativas.

Esta filosofía de inversión fue inventada por Benjamin Graham en su clásico libro Security Analysis. Su máximo representante actualmente es el multimillonario Warren Buffett (Berkshire Hattaway), aunque son varios los inversores que comparten filosofía inversora con el Oráculo de Omaha como Mason Hawkins(Southeastern Asset Management) o Edward Lampert (Sears Holding), llamado, éste último, a recoger el testigo de Buffett.

En España, este estilo de inversión guía los pasos de Francisco García Paramés y Álvaro Guzmán de Lázaro en Bestinver, y consiste, a grandes rasgos, en invertir en empresas con sólidos fundamentales y que coticen por debajo de su valor real (de ahí lo de value). Esta estrategia gana menos que la bolsa cuando ésta vive burbujas como la tecnológica (cuando todo está muy caro), pero, a cambio, logra una gran estabilidad en sus resultados y un buen rendimiento cuando la bolsa flaquea –siempre y cuando se haga bien-.

French y Fama ponen de manifiesto además, otro hecho excepcional y es la enorme capacidad de recuperación de las ‘acciones value’ tras un periodo o dos de pérdidas. Por poner un ejemplo, según los datos que manejan estos dos economistas, las ‘acciones value’ registraron pérdidas del 58% en 1931. En 1932 la caída fue del 3% y un sólo un año más tarde, en 1933, la subida fue de un llamativo 117%. Por su parte, la revista Value Investor Insight revela que la gestión value bate a las “glamour stocks” en un 17% de media anual durante largos periodos de tiempo (unos siete años aproximadamente).

Bestinver, el paradigma del ‘value investing’ en España

En España, Bestinver ha sufrido en sus propias carnes la crisis financiera, que se ha manifestado en la huida masiva de los inversores de fondos hacia productos más seguros, como por ejemplo, los depósitos. Desde 1993, la gestora acumula una rentabilidad en todos sus fondos del 1.344%, con una ganancia media anual del 18,52%. Dos porcentajes significativamente superiores al 434% y 11,25% del Índice General de la Bolsa de Madrid.

En los últimos quince años, Bestinver sólo ha registrado dos ejercicios de pérdidas. En 1999, la rentabilidad media fue del -10,98%, mientras que desde enero de este año, el porcentaje es del -23,05%, según datos que se pueden consultar en su página web. “La última vez que Bestinfond tuvo un comportamiento similar al actual fue durante 1998 y 1999, con una rentabilidad peor que el mercado del 8,16% y 27,12% respectivamente. Entonces pudimos realizar inversiones a precios ridículamente bajos que fueron dando sus frutos a lo largo de diez años con rentabilidades muy satisfactorias”, explican desde Bestinver.

“Hoy estamos haciendo lo mismo, reforzando nuestra posición en compañías con sólidas ventajas competitivas que aprovecharán para salir beneficiadas del entorno adverso actual, que acabará eliminando los actores menos competitivos del mercado”, añaden.

Los datos de los últimos nueve meses, sin embargo, siguen haciendo mella en la gestora. En agosto, los reembolsos superaron los 61 millones de euros frente a unas suscripciones de 11,8 millones, según los últimos datos de la patronal del sector Inverco. Desde enero, su patrimonio ha caído un 20% desde 3.165 millones hasta 2.527 millones al cierre de agosto. Con estas cifras en la mano, Paramés, calificado como el Warren Buffett de Europa, pide paciencia a sus partícipes hasta que el valor de sus inversiones salga finalmente a la luz.

Paramés insiste en que a largo plazo sus productos se recuperarán ya que asegura que han invertido en compañías con poca o nada de deuda y que no han tenido exposición a los bancos durante años como anticipación al estallido de la burbuja crediticia. Este gestor se mantiene firme en su filosofía, y asegura que “la falta de liquidez será temporal y un fenómeno pasajero”, asegura en su última carta a sus clientes a la que ha tenido acceso Citywire.

Durante los últimos cinco años, Paramés y Álvaro Guzmán de Lázaro han liderado el ránking de Citywire de mejores gestores de Europa en la renta variable de la Zona euro gracias a las rentabilidades en Bestinfond. Asimismo, ocupan los dos primeros puestos en el ranking de mejores gestores de renta variable europea gracias a Bestinver Bolsa. No en vano, sus fondos han vivido varios ejercicios con rentabilidades espectaculares, superiores al 20%. En 1993, 1996 y 1997, la gestora obtuvo rendimientos superiores incluso al 40%.

Fuente: Cotizalia